Este blog ya no está activo. Por favor, visita mi nuevo blog en El Diario Montañés: Llamazares en su tinta.



martes, 3 de abril de 2007

Sile, nole [máster abreviado en cromología]

Tener hijos es una forma de regresar a la infancia; quieras o no, hay algunos asuntos que tenías olvidados y que, inevitablemente, vuelven a entrar en tu vida: la nocilla, los dibujos animados, los deberes, los abusones… Y los cromos.
¿A que hace años que ni piensas en los cromos? Sí, bueno, cosas de crío, pero lo recuerdas muy vagamente. Hasta que te llega el niño con un par de estampitas en la mano y tú te dices: es bueno que el chico haga colecciones. Practicará la constancia, la paciencia, la memoria… y además, ¿no lo hice yo? Y, víctima de la nostalgia, le compras el álbum. Ahí ya estás perdido, porque al final la colección la acabarás haciendo tú.
Si no tienes hijos, seguro que no sabes que esta temporada la auténtica estrella de la liga no ha sido Ronaldinho, ni Villa, ni el colosal Zigic. No. Ha sido un futbolista aragonés que juega en el Nástic y se llama Generelo. Ni idea, ¿verdad? Pues pregunta a algún chaval qué cromo le falta o cuál es el más difícil de conseguir, y verás lo que te dice: Generelo, y la segunda imagen (porque ha habido una doble tirada del cromo). No muy a la zaga le va el gran mediovolante del Racing, Lionel Scaloni, fichaje de última hora y cromo muy cotizado.






Pero si tienes hijos, sabrás cómo ha evolucionado el mundo de los cromos. Lo de la revolución industrial fue una bagatela al lado de esto. Para empezar, los cromos ya no son de cartulina —como aquellos que pegábamos con el pegamento imedio—, sino que son autoadhesivos. El álbum de toda la vida, el de Colecciones Este, sigue ahí, aunque lo han comprado los italianos de Panini.
Luego están las fichas, que publican Panini (megacracks) y Mundicromo (Las fichas de la liga). Son unas tarjetas plastificadas de 9 x 6.5 cm, con una foto del jugador por una cara y sus datos por la otra. Ambas colecciones rondan el medio millar de fichas.
Pero esto no acaba aquí. Luego están los kraks, que son una versión moderna de las chapas, en vinilo de colores opaco o translúcido, con la foto de un futbolista pegado. O las Cristal-Cards, tarjetas de plástico de fondo transparente.
Un lío, ¿verdad? Pues seguimos. Porque estos eran los cromos que compras del modo tradicional aparte están los que vienen como regalo/reclamo en otros productos. Las natillas dan Circle-cards, las pipas dan Slaps (de goma y del tamaño de un sello), y aún no han llegado a mi casa, pero seguro que hay chicles con el cromo de Munitis. Y claro, también está la nocilla.
Nocilla regalaba cracks de la liga, para poner en el álbum de Colecciones Este. Una pegatina redonda que venía debajo de la tapa. Es posible que no os hayáis fijado, pero durante meses las secciones de chocolates de los supermercados han sido un cachondeo, porque bastaba con levantar la tapa disimuladamente y llevarse el cromo sin pagar. Total, que llegabas a comprar la nocilla y no parabas de abrir tapas hasta encontrar una con cromo, con lo que los botes “profanados” ya nadie quería comprarlos. A tanto llegó la cosa que ahora nocilla regala cracks tipo chapa, pero ha ideado una especie de trampa para ratones que es casi imposible de desmontar, incluso cuando ya has llegado a casa y decides utilizar el cortaúñas y el sacacorchos.
Sin embargo, en medio de todo este caos —y seguro que se me ha pasado alguna colección, y eso que sólo he hablado de las de fútbol—, resulta que los críos se las apañan para, por un lado, ir completando las colecciones, y por el otro —lo que es aún más difícil— para sacarnos a los padres la pasta y que se las financiemos. Menos mal, eso sí, que se ha inventado el intercambio.
Cuando yo era crío, la cosa iba así: en el patio del cole, o donde cuadrase, tú te ponías frente al otro coleccionista y, sin dejar que nadie tocara tus cromos, los ibas pasando rápidamente de una mano a otra. El otro iba diciendo “sile, sile, sile” («sí le tengo») hasta que aparecía un “nole”, y entonces ya se empezaba a negociar.
En Santander, por ejemplo, es diferente. Hay una cita fija, los domingos por la mañana, en una plaza muy céntrica, la plaza Pombo, y en hora punta parece un zoco magrebí. Se cambia, se compra, se vende, se roba al descuido… Hay muchachos eslavos que venden sus cromos porque “ya acabaron” su colección mucho antes de que se haya cerrado el mercado de invierno. Y puedes ver también quién se llevaba todos los cracks de la nocilla y los vende a uno o dos euros.
Pero sobre todo hay gente muy maja, futboleros de frente ya bien despejada, nenes desdentados, papás que llevan a sus hijos como tapadera y todos a la vez, con interminables listas a boli, saltando de corrillo en corrillo en busca de un Thuram o un Stoyanoff.
Y para cerrar este master en cromos nos falta hablar de las nuevas tecnologías. Sí, sí, efectivamente, también internet es terreno abonado para los cromeros. ¿Dónde si no se iban a poder llevar a cabo los cambios más inverosímiles? Dado que las tiradas y la distribución no son uniformes, no es raro que si en León faltan Costinhas, sobren en Burgos.

A mi humilde entender, la mejor página para el intercambio cromeril es www.cambiocromos.com. La dirige un webmaster muy serio llamado Gonzalo, que tiene mano de hierro con los tramposos, aunque hay que decir que apenas hay fraude. Los visitantes —previo registro gratuito— piden y ofrecen, y cuando hay acuerdo se envían los cromos por correo postal, con éxito en el 99,9% de los casos. Y es que los cromeros son gente seria: un mal paso y se destruye tu reputación.
Aunque la mayoría de los usuarios son gente encantadora y muy generosa: aceptan cambios poco ventajosos o incluso te pueden regalar sus repetidos, porque alguien lo hizo primero con ellos. ¿Increíble, verdad? Para que luego estemos todo el día rumiando lo malayos que somos los españoles.
En fin, te dejo, porque tengo que revisar los kraks, que me falta Vitolo, comer una bolsa de pipas a ver si me sale Colsa, y pegar en el álbum los últimos fichajes del mercado de invierno. Eso sí, todas las colecciones son para el nene, no os vayáis a pensar que yo…

9 comentarios:

Valen dijo...

respecto a lo del sile/nole, no creo q haya otro ejemplo mas ilustrativo del leismo ilustrado. como diran en otras provincias menos dadas a tales pecados? silo/nolo? no me pega...
la ortografía incorrecta se debe a q escribo desde mi pda.
lo siento.
salu2.
Valen.

Javier Menéndez Llamazares dijo...

Pues ahora que lo señalas, sí que es verdad... Lo que pasa es que yo soy lo que soy es laísta, así que no me espanto de nada; ya sabes, eso de "la di un beso" o "le di un beso". En el primer caso, besas a una chica; en el segundo, no. La diferencia, desde luego, es sustancial, por muy agramatical que sea.

Julián dijo...

No veas qué paliza me dan con el laísmo y el leísmo en el piso de Roma, dos de los inquilinos. Tiene cojones, un vasco (ellos que se saltan el complemento directo) y una extremeña (¿tan difícil será pronunciar el castellano? sin olvidar el lío con los posesivos), que vayan de profesores de la lengua española.
Además, he podido comprobar que soy leísta y laísta del sector radical. No sólo digo "la dí un beso", también se me cae un boli y digo "¿me le coges?". Con un par.

Felix dijo...

Yo me encuentro al otro lado del charco, como me dicen algunos “foreros”, en El Salvador. Ciertamente por la falta de continuidad en la distribución de las colecciones que han llegado hasta aquí en el 2002, me he quedado como en una Isla, donde no hay coleccionistas interesados en completar lo que han iniciado y buscar mas allá de las posibilidades para sentir el gusto de completar una colección.
Inicie en esto, así como tu dices, pensando en ayudar a nuestros hijos para completar su álbum y al final la tarea es mas mía que de mi hijo, por eso del objetivo planeado y la obsesión de los adultos de llegar a feliz termino lo que un día iniciamos.
Con esto de la tecnología actual tengo la experiencia de comunicarme, no solo con España, sino que con otros países de Europa y de América, justamente muchos de estos “foreros” son muy generosos, a pesar de la distancia han querido ayudarme.
Ese gesto de generosidad me compromete a ser igual con algún coleccionista que necesite lo que yo tengo, aunque estando mas lejos la inversión en el envío es mayor.
A pesar de todo, en la pagina que recomiendas: CAMBIOCROMOS, es donde mayor cantidad de intercambios hago y la que visito con mayor frecuencia, pues casi todos los intercambios han resultado exitosos.
Esta es mi opinión por la experiencia de volver a ser niño en un periodo cuando nuestros hijos disfrutan su niñez y nosotros como padres podemos consentirle el gusto.

Javier Menéndez Llamazares dijo...

Félix, muchas gracias por tu visita y tu comentario; creo que tenemos sensaciones muy parecidas respecto a esa inexplicable afición por los cromos. Por cierto, que tengo aún algunos repetidos de colecciones Este (liga 2006-2007), o sea que si necesitas alguno puedes enviarme una lista de faltas y veremos qué se puede hacer (utiliza el correo electrónico que aparece en mi perfil de blogger). Un saludo y hasta la próxima.

Anónimo dijo...

la mejor pagina para cambiar no es esa que dices, es www.cromosdefutbol.com

Anónimo dijo...

Sin duda alguna con esta pagina terminareis buestras colecciones al momento visitala www.todocromos.com Actualmente la mejor y con mayor crecimiento

Anónimo dijo...

Cambiocromo.es Esta claro el estilo se demuestra andando en esta ocasion el estilo se demuestra en la CALIDAD de los cambios , pasaros por este foro y sacar conclusiones propias www.cambiocromos.es, este foro totalmente gratuito, tienen variedad de colecciones y editoriales, hacia tiempo que no encontraba un lugar con tan buen rollo como este , pasaros y sacar vuestra conclusion.

CAMBIO CROMOS dijo...

Bueno pues cadauno que saque su conclusion , probar , probar y luego me contais ,
www.cambiocromos.es
TOTALMENTE GRATUITO