Este blog ya no está activo. Por favor, visita mi nuevo blog en El Diario Montañés: Llamazares en su tinta.



miércoles, 2 de enero de 2008

La buena vida

Sí, sí, ya lo sé: menudas vacaciones que me he pegado. Si es que no he escrito ni una línea —aparte de la carta a los Reyes Magos, claro—. Así no se lleva un blog, desde luego; y lo digo anticipando el rapapolvos que me va a echar, sobre todo, el bueno de Jesús Ramos, que me la tendrá guardada. Y es que tiene razón, porque las navidades me las he pasado mano sobre mano, disfrutando de estar a mesa puesta… y no digo "a calzón quitado", primero por las fechas tan "entrañables" en la que estábamos, y segundo porque en León hacía un frío como para quitarse nada.
De escribir nada, pero las navidades han sido muy literarias, eso sí. Prácticamente las he pasado en el rincón más poético del mundo, el único cuyo nombre es una metáfora: el Barrio Húmedo. El reducto de personajes a medio camino entre la realidad y la literatura, como Genarín, y el escenario de las mejores novelas de Luis Mateo y Aparicio. Y no sólo eso, sino que también la compañía ha sido de lo más literario: me he pasado las fiestas entre escritores, hablando de libros y, cómo no, de blogs y de internet.
Así que espero que me disculpéis, no tanto por estos días de silencio —que a buen seguro habréis agradecido—, sino sobre todo por el tostón que os espera en los próximos días, porque pienso contaros mis andanzas por esas calles de malvivir, y lo que en ellas conté y me contaron. Escritores en el Húmedo, se llama la serie. A disfrutar.

Por cierto, para todos aquellos que os habéis interesado por la publicación de mi novela, continúa la espera: me ha escrito el editor para avisarme de que no aparecerá antes del verano. Ya os podéis imaginar lo feliz que me ha hecho la grrrrffiffffññññññññññ noticia.

4 comentarios:

Mariano Zurdo dijo...

Sé cómo te sientes porque yo recibí un correito similar y también me provocó un estado de satisfacción indescriptible...
¡Ánimo! Y no pongas cara de pena que a nosotros también nos da, que tengo ganas de leerla ¡ya!
Un abrazo solidario y zurdo.

Jovekovic dijo...

El arrepentimiento está en la base de la virtud, pero como acto de contricción te "impongo" una entrada sobre la indolencia.

Iván dijo...

Llamazares, llamazares... Pues no me suena. ¿Y dices que se llama Javier? ¿Menéndez de segundo? A ver, déjeme pensar... ¡Sí! Escribía un blog hace tiempo.
Me acabo de acordar...
:D
Pues sí que he estado abandonado sí. Y no creas que escribeiendo tres entradas de golpe se recupera el trabajo perdido.
Seguro que la espera resulta provechos. Paciencia.
Un abrzao. Y feliz año!

Rubén dijo...

Sí, yo también tengo la misma experiencia, que cuando piensas que vas a tener más tiempo, después te lías y es no sacas para nada.