Este blog ya no está activo. Por favor, visita mi nuevo blog en El Diario Montañés: Llamazares en su tinta.



miércoles, 31 de octubre de 2007

El germen de la oportunidad


Resulta que esta mañana luce en Santander un sol de justicia; después de dos días con tanta lluvia que había que sacar al perro con piragua, vuelven a ser imprescindibles las gafas de sol, y la suave brisa del Cantábrico nos regala un día precioso.
Resulta que esta semana empezaba mal, con un examen —cosas de los master oficiales, que al final no los regalan...—, un trabajo interminable y una presentación pública. Así, el fin de semana se fue en un suspiro, entre pirámides de Maslow y teorías de la expectativa. ¿No lo había contado? A mí me correspondió disertar sobre "La motivación laboral". Supongo que fui muy afortunado, a la vista de los demás temas: contabilidad, estrategia o "cultura empresarial" —lo que, por cierto, me recuerda al famoso chiste de la "inteligencia militar"; ¿alguien puede contarlo en los comentarios?—. El asunto de la motivación es fundamentalmente psicológico y/o sociológico, dos materias que me apasionan aunque no tenga ni idea de ellas —o quizás precisamente por eso, por no tener ni puñetera idea—, así que tuve cancha para explayarme y dar rienda suelta a mis vicios de estudiante de letras. Luego, en la presentación, con el pogüerpoin y demás, la cosa fue bien: ni siquiera me puse nervioso, aunque los compañeros me frieron a preguntas, del tipo de: "¿Y de verdad te crees eso que cuentas?" o "¿Entonces el empleado y la empresa comparten intereses? ¡Ja!". Hay que ver: ¡y yo que pensaba que era crítico!
Resulta que hoy es miércoles y esas cosas son sagradas: toca partidillo de baloncesto. Un esguince mal curado me tuvo más de un mes en el dique seco, hasta que la semana pasada pude "reincorporarme a la disciplina del club". Tuve una mala tarde en el tiro, pero en defensa acabé aburriendo a alguno. También me llevé un codazo involuntario de Recio, al que he recordado durante unos cuantos días, aunque sin mucho cariño, la verdad.
Pero no se vayan todavía, que aún hay más...
Resulta que esta tarde Ana de la Robla interviene en el Corte Inglés, y no me lo pensaba perder.
Resulta que esta noche los compañeros del máster han organizado una cena, y no tenía intención de fallar.
Resulta que mañana la peña del foro del Racing organiza un partidillo: campo grande, once contra once, buen ambiente... Y me encantan esas pachangas.
Y, además, resulta que mañana nos vamos a La Bañeza, a disfrutar del puente en nuestra casina, con la familia y los viejos amigos.

Y, como no podía ser de otra manera, esta mañana, cuando ya había cumplido con todas las obligaciones, y no tenía más que diversión por delante, resulta que me he levantado con unas ojeras que me llegan hasta el suelo, con la voz aflautada y la cabeza como un bombo, con un trancazo de mil pares de demonios, y un humor que se me ha puesto como si Recio me hubiera soltado otro recadito...
Y ahora resulta que tendré que pasear mis gérmenes y mi colección de clínex por la pista de baloncesto, por la sala de conferencias del Corte Inglés, por el restaurante La Cubana, por el campo del Complejo, por las hoces de Bárcena y por el Elvis y todos los bares de copas de La Bañeza.
Porque no pienso dejar que unos diminutos gérmenes me arruinen el fin de semana. ¡Estaría bueno!

11 comentarios:

Mariano dijo...

Yo si fuera alguno de tus gérmenes saldría por patas ante tanta actividad. Tanto deporte, tanta cultura, tantas viandas y copas no pueden ser buenos para ellos...
Disfruta del miércoles y del puente.
Besitos/azos.

Desesperada dijo...

yo presiento presiento que vas a tumbar a los gérmenes, con ese acento, que no se diga, je je je

cacho de pan dijo...

te he visto en los videos, fortachón y charlatán, así que esto de los gérmenes me parece nimio...mátalos y chau!
me voy a la roca del vallés, de choping.

Iván dijo...

Toca aguantar, como bien dices. Los gérmenes no te puede apartar. Solo cuando tu cuerpo ya no resista, que espero que no sea así. Yo llevo ni se sabe. Y hubo uno que sí me dejó en cama: el virus marrón. No se lo deseo a nadie.
Ponte bueno. Y disfruta del puente.

ANA DE LA ROBLA dijo...

A por ellos, que son pocos y cobardes... Disfruta. (Y gracias por estar). Beso.

SH765HT2 dijo...

Lo han conseguido, al final? Piensa que esos virus son muy constantes...

elperdedor dijo...

Amigo Llamazares:

Divide y vencerás! en lugar de quedarte en casa curándote el trancazo sal ahí fuera y no pares de hacer cosas, así igual despistas a los gérmenes, que no sabrán si estás de retiro en la casina, en la cama, en la pista de baloncesto o en la planta de oportunidades de El Corte Inglés, escaqueándote de la mesa redonda de nuestra querida Ana. ¡Ya verás cuando se entere! pienso chivarme.

Un saludo, y que se te pase pronto, amigo (por cierto, se te ve suelto en los vídeos)

Raquel dijo...

Javier, esta semana se acumuló todo por aquí también. Ahora ya, en viernes, hay un respiro. Ojalá que el trancazo no sea mucho. Disfruta mucho el fin de semana. Si pudiera, yo también me hubiera ido a Lagunilla.
Un abrazo

vitruvia dijo...

Afortunado tú que tienes al menos esperanzas. A mi me tumbaron, literalmente. 39 de fiebre y un lagrimeo tal que el pañuelo daba más abasto con los mocos que con ellas. En fin, te hablo ya desde el otro lado, el lado de los que empezamos a recuperar la voz, la respiración nasal y el sonido agradable de cualquier cosa que no sea el eco de los latidos rebotando en el cerebro. Un beso.

rakel dijo...

y un@s por otr@s, nadie ha contado el chiste...el de la inteligencia militar(eso más que un chiste debe ser un cuento) jajaja
a pasarlo lo mejor posible, el wisky lo mata todo!
bjs!

Juli dijo...

¡Qué guapo, un bar llamado Elvis!