Este blog ya no está activo. Por favor, visita mi nuevo blog en El Diario Montañés: Llamazares en su tinta.



miércoles, 17 de octubre de 2007

Charla en Santander

Me han invitado a participar en el ciclo "Jóvenes creadores de Cantabria", así que esta tarde a partir de las ocho estaré en la Sala Pepe Hierro (Corte Inglés de Santander) comentando algunos aspectos de mi vida y milagros.
Y, cuando digo "milagros" quiero decir que intentaré que no se note demasiado que va a ser la conferencia de las tres mentiras, porque ni soy joven —el límite de los treinta y cinco está ya a la vuelta de la esquina—, ni cántabro —al menos, no de nacimiento, aunque sí de adopción—, ni del todo"novelista" —más bien, "novelista inédito", por el momento—.
Aún así, como las mentiras son mucho más interesantes que la realidad, y la ficción no deja de ser la esencia de la literatura, intentaré que sea lo más ameno posible y que los que os acerquéis podáis pasar un rato entretenido. Y eso que pensaba contaros mi triste historia, pero bueno, me conformaré con hablar un poquito "de mi libro", visto el éxito que tuvo en su día la estrategia.
Y, por cierto: "no se vale" lo de venir con chuleta y hacer preguntas comprometidas al ponente, ¿eh? Que nos conocemos.

Actualización:
La charla fue muy bien; sólo espero que el público opinara lo mismo.
En breve subiré un fragmento en vídeo, si la técnica lo permite.

4 comentarios:

Mariano dijo...

Porque tengo el helicóptero roto, que si no iría con toda una batería de preguntas impertinentes. Prepárate por si caes por los madriles...
Y mira, eres como Santillana del Mar, que ni es santa ni es llana ni tiene mar.

Raquel dijo...

Siempre se nos hace como extraño hablar de uno mismo pero la experiencia suele ser enriquecedora. Creo. Disfrútalo!

Anónimo dijo...

Felicitaciones por la charla y también por tu blog... lo que me parece mal es que seas del Racing y qe no escribas una palabra del caso Sarmiento! gran robo al Estudiantes de La Plata, de Argentina!

Vilos Cohaagen dijo...

Soy bastante aficionado al fútbol y no tengo ni idea de qué va el caso Sarmiento, pero seguro que no fue peor que lo de su hermana María.

Saludos.