Este blog ya no está activo. Por favor, visita mi nuevo blog en El Diario Montañés: Llamazares en su tinta.



martes, 21 de agosto de 2007

La estadística y las ilusiones


Zapeando de sobremesa —sí, sí, ya sé que es un vicio asqueroso, pero ¿qué voy a hacerle, si me gusta comer todos los días?— caí en un programa-reclamo de un futuro concurso, «telemodelo no sé cuántos».
El caso es que, entre humillaciones y tonterías variadas —se burlaban con descaro de unas cuantas aspirantes a modelo, que ponían carita de duras cuando hacían el ganso y luego lloraban como magdalenas mientras un jurado esperpéntico les decía sandeces—, a una chica le preguntaron que por qué se presentaba. Y va la chavala y dice: «Es que me he preinscrito en Medicina pero, por si no me admiten, este programa es una buena oportunidad».

Claro. Si la chica tiene toda la razón. Es una oportunidad estupenda: vas a la prueba, das un paseíto por la pasarela, pones cuatro posturitas, te llevan al programa, te enseñan a posar y a desfilar, te hacen famosa de la muerte, ganas el dineral y te conviertes en top model. Y luego conoces a un príncipe guapísimo y encantador que cae rendido a tus pies, y sois felices y coméis perdices, etc. Una gran oportunidad, desde luego.

Si es que somos unos pardillos. Todos. Bueno, todos, menos los que hacen esos programas, que sí qué saben qué se traen entre manos. Pero, ¿dónde está el error de la chica? Porque, efectivamente, es una oportunidad. Y es posible que logre cumplir sus sueños. Repito: es "posible"; otros lo han logrado, de modo que se puede. Lo que no es, es "probable". Ahí está el gran engaño: todo puede conseguirse, pero no podemos conseguirlo todos. De las dos o tres mil chicas que hagan los castings, sólo llegarán a modelos un par de ellas. No sé si eso es una oportunidad, o más bien una lotería.

¿Ilusas, verdad? Claro. Como los padres que llevan a sus hijos al equipo del colegio, pensando que tienen a un Maradona en casa. Pero no piensan en que, en la primera división, sólo hay unos quinientos futbolistas profesionales. Y la mayoría son extranjeros. Su hijo sólo es uno más entre los millones de aspirantes. ¿Cuántos actores de éxito hay? ¿Cuántos viven de su profesión? ¿Cuántos vagos profesionales triunfan a costa de los concursos y la telebasura?
Y —lo que a mí más me duele—, de todos los ilusos que rondamos las editoriales con nuestra novela debajo del brazo, ¿cuántos llegaremos a ser escritores?



12 comentarios:

elperdedor dijo...

Cómo dices, que si no te admiten en Medicina ese programa es una buena oportunidad???? Diossss… espero que esa mujer no tenga que hacerme el día de mañana una operación a corazón abierto. Y eso que dicen que las niñas ya no quieren ser princesas… Pero los padres sí quieren ser los reyes del pelotazo (y no pensaba en Capello).

Saludos perplejos

Ing. Cardioide dijo...

Saaanto clos! Acaso a esa mujer le revisaron si tenia corteza cerebral? O_o o materia gris o algo por el estilo?

Luego por qué se crean mala fama las mujeres de tales concursos! Nonono

En fin, ni peiper mi estimado Javier, un saludote y un abrazo. No gustas ayudarme con mi cambio de casa? :D Realmente me pone de malas el estar empacando jaja.

Aloha! Saludos!

Lalo.

Anónimo dijo...

Javier ¿ podrias ayudarme y decirme cuántas personas actualmente quieren ser escritores de libros y/ o poetas desde veintitantos a cuarentaytantos en España? Gracias

MAX Y LULA dijo...

Igualito que presentarse a unas oposiciones :-)

Clandestino dijo...

Con respecto a las profesiones serias, es decir, dejando a un lado lo de las modelos y la gente que sale en televisión, en el resto, sólo lo consiguen los que lo intentan. No debemos pensar que hay cien mil personas más intentando lo mismo. Si no, no habría nunca Maradonas ni escritores ni nada con talento, sólo productos prefabricados.

Al dijo...

Claro que es de ilusos ir con el manuscrito a una editorial. Por supuesto. Porque ya sabemos que los escritores "de verdad" no han hecho eso, qué va. Muchos han tenido a su padrino que les llevó de la mano. Muchos, incluso, han publicado mierda sin paliativos que el editor no se ha leído, porque el muchacho era "hijo de", "amigo de", "compañero de habitación del sobrino de".

Pero también ha habido otros que lo han logrado con esfuerzo y que se merecen todo lo bueno que les pase.

¿Cuántas personas leen? Muy pocas. ¿Cuántos libros se publican? Sesenta mil al año. Las matemáticas no son mi fuerte, pero vaya. Y de los que leen, la mayoría lee best-sellers.

Eso no significa que no haya que intentarlo.

Si no juegas a la lotería, nunca te tocará.

Saludos. De las niñas aspirantes a modelo, ni hablo. ¿Otra operación triunfo? Qué cosa más cansina.

Roberto dijo...

Puff... lo de que no llegue a ser modelo según está esa profesión casi es lo mejor que puede pasarles. De lo contrario llegarán a los 30 con no se cuantos trastornos alimenticios, la autoestima por los suelos, sangradas económicamente por sus representantes... Como dices, Claudia Schwiffer y Naomi Campbell... dos, aspirantes a ser cómo ellas, una media de una por cada casa.

Creo que para escritor -de los de verdad digo- tienes menos competencia... pero quizá cuesta mucho más ganarlo.

Un saludo.

cacho de pan dijo...

pero es que no hay otra...
seguridades?
no existen, salvo la muerte que llega a todos por igual: modelos, maradonas o escritores.
no me parece mal que la gente se mueva por sus sueños, aunque estos no sean los míos, sí que unos antipáticos, ignorantes y mal nacidos, usen esos sueños ajenos para construirse sus bien amueblados chalés.

Mia Echauri dijo...

Y así estamos todos. ¿Cuántos puestos de Dirección General habrá en las empresas? Y yo que aspiro a uno. Para empezar soy mujer, punto en contra, por lo menos en México esas plazas siguen en manos de hombres, para continuar no tengo enchufes, punto en contra, no tengo dinero para poner mi propia empresa, punto en contra y así sucesivamente.
Saludos cordiales,
Mia

Carol Medrado dijo...

Bom blog.

san isabet dijo...

Amén hermano, cuantos llegaremos con nuestra novelta bajo el brazo: "eh , tios, soy el nuevo Cortázar, soy el nuevo Huidobro, soy el nuevo Bolaño, no se arrepentirán" la editorial de Babel, ganarse la lotería, acaso no preferimos por eso la internet, un espacio donde los escritores novatos o fracasados podemos autopublicarnos... por cierto este blog está rebueno... saludos...

Anónimo dijo...

La reivindicación más importante a favor de esto es hacer calentar el público de la miscelánea picante , la terra , el lograr también puede servir frentes atmosféricos y mucho más.