Este blog ya no está activo. Por favor, visita mi nuevo blog en El Diario Montañés: Llamazares en su tinta.



viernes, 1 de junio de 2007

Barrios peligrosos

La imagen no tiene nada que ver con el post, pero mola, ¿verdad?Los callejeros de nuestras ciudades sirven para llenarlos de alcaldes, cronistas, párrocos y demás próceres y gente de bien. Nombres que, a la vuelta de dos décadas, necesitan de un rótulo más grande, o una placa en la fachada, para dotarles de sentido. Nombres que nadie recuerda, que no se utilizan, porque las urbes tienen vida propia y acaban ignorando los bandos municipales y adoptando la etimología popular. Dos ejemplos leoneses:

  • La gran arteria de la ciudad medieval, la romana vía Principalis, perdió su nombre durante la dictadura. Como era costumbre, le tocó el pez más gordo: Avenida Generalísimo, le pusieron. Sin embargo, yo no recuerdo más nombre que el de "Calle Ancha". Y eso que, como calle, es una poco birriosa: de ancha, nada. Y encima, está en cuesta.
  • En el ensanche, de principios del XX, se proyectó una gran avenida desde San Marcelo hasta San Marcos. Como el trecho es largo, a la altura del colegio de los Agustinos se construyó una glorieta amplia y frondosa. De los falangistas, además de albergar el Gobierno Civil, también recibió un nombre de rango: Calvo Sotelo. Creo que jamás he encontrado a nadie que lo utilizara. Los más devotos —ya que la cosa va de santo a santo, y tiene en el medio una columna interminable coronada por una virgen— le llaman "La Inmaculada. Los más geométricos le dicen "Plaza Circular".
Estos desmanes del callejero se corrigieron hace tiempo, pero no siempre es tan fácil como arrancar una chapa y sustituirla por otra. En las afueras de las afueras —o más allá— hay un barrio muy humilde que oficialmente se llama "Barrio de la Inmaculada". Los leoneses lo conocemos muy bien, con su diseño cuadriculado, sus viviendas unifamiliares, sus bodegas, su pequeña iglesia... y su fama. Porque lo conocemos, pero a vista de pájaro: desde las inmensas torres del Hospital se observa muy bien, pero dudo mucho que nadie se aventure a conocerlo desde otras perspectivas más cercanas. Y es que a la zona todos la conocemos como "Corea".
Aquel barrio, lejano y humilde, alimentaba el imaginario popular con historias de navajazos, trata de blancas, estraperlo, fraude fiscal y todos los pecados posibles. Y no puedo atestiguar la exactitud o inexactitud de esos datos, porque yo jamás he estado allí. Y nadie que conozca, con excepción de Pilar, que estuvo una vez allí sin saberlo, y pasó muchísimo miedo al enterarse... al día siguiente.
Y es que de niños, en lugar del coco —y esas monerías que ya ni asustan ni nada—, lo que nos asustaba de verdad eran "los de Corea". Y no ellos, sino simplemente nombrarles: "tengo un primo de Corea que te va a explicar a ti cuatro cosas", se decía, como último recurso cuando se agotaba la "vía diplomática". En realidad, no sé si "los de Corea" existían o no, porque yo siempre esperé que tuvieran rasgos orientales, o, al menos, que vistieran una de esas cazadoras verdes de forro peludo, que nosotros llamábamos "coreanas", y ahora les da por llamar "parkas". Sin embargo, los únicos asiáticos que vi por entonces eran los profesores de yoga de mis padres, y aunque debían de ser coreanos, no vivían en Corea, precisamente, sino más bien en Ordoño, en pleno centro.
Claro que yo hablo de los años ochenta, una época muy propicia para tener miedo: eran los años de los heroinómanos, de la delincuencia urbana, de los atracos a punta de navaja y las pandillas de macarras. Yo, personalmente, muchos no vi, pero miedo la verdad es que pasábamos bastante. No obstante, lo que hoy me interesa del barrio es el nombre. ¿Por qué Corea? ¿Por qué no Filipinas, que hablan español? ¿Por qué no Tierra del Fuego, que también está bastante lejos? La misma pregunta nos sirve para datar el asentamiento en el barrio: durante la guerra de Corea, claro. Porque la popular "mala baba" hacía lugar común el asegurar que vivir en ese barrio era "como estar en Corea". En pleno frente, vamos; y eso que no se imaginaban lo que vendría después, al menos en el Norte.
Casos como este, de nombres populares que funcionan como disfemismos, existen en muchas otras ciudades. En Badajoz, por ejemplo, está el Gurugú, un barrio similar, que toma su nombre de una cruenta batalla de la Guerra de Marruecos.
Sin embargo, el barrio peligroso más simpático que conozco está en La Bañeza, y se llama "Las Malvinas". La verdad es que no conozco su nombre real, porque son sus propios habitantes los que utilizan el sardónico topónimo. Ni siquiera llega a barrio, son cuatro o cinco bloques de viviendas de protección oficial, al costado de la Azucarera, y la lógica me hace pensar que se construyeron alrededor de 1982 y aquel lamentable episodio entre argentinos y usurpadores.
Pues ese barrio, esas Malvinas bañezanas, son el mejor barrio de la ciudad. Hay verbena, grupo de carnaval, peñas... Los chicos están en la Banda Municipal, procesionan con la Cofradía de las Angustias, tienen equipos de fútbol. La zona está impecable, muy organizada, con rampas de minusválidos y aparcamiento a la entrada. Y allí vivían dos de los mejores elementos de la ciudad: Jonathan y Toci, mis locutores vespertinos en La Bañeza Radio. Porque no siempre hay que fiarse de las apariencias. Pero —¡ay, amigo!— no te metas con ninguno "de Las Malvinas": pueden ser incluso más duros que los del Bronx.
Por cierto, los nuevos barrios conflictivos, ¿cómo se llamarán ahora? ¿Bagdad? ¿Kabul? ¿Paseo de los Jerónimos? ¿O es que ya no quedan manguis?

18 comentarios:

mgqeaol dijo...

No se porqué no se publica el comentario...
Decía que dónde yo iba de vacaciones de pequeña, nuestra calle (Diego Pazos) siempre se llamó "Ciguñeira", no se si alguna cigüeña tuvo algo que ver en ésto.
Sabes que me tiré N años pasando por La Bañeza en el tren? De camino a Sarria. Y cuando íbamos en coche parada obligada en Astorga, para comprar mantecados claro, jaja. Besitos

Bettina Perroni dijo...

Me transportaste... caminé sobre el resultado de su historia... imaginé esa descripción precisa y clara tal como la describe...


Y ese comentario en mi blog... genial! jajaja

Excelente fin de semana y buena vibra =)

Javier Menéndez Llamazares dijo...

Hola mg,
en vez de en Astorga tenías que haber parado en La Bañeza para probar los imperiales, que son mucho más exquisitos.
Lástima que ahora el tren ya no pasa por allí; se ve que todo el mundo prefería ir a Sarria, que hay albariño y vieiras, y es mucho más chulo.
Y enhorabuena por el retorno, que ya tocaba.

Javier Menéndez Llamazares dijo...

Bettina, gracias por el comentario, eres un cielo.
¡Y qué buen humor tienes!
Felicidades para los dos.

mgqeaol dijo...

No tengo ni la más mínima idea de qué son los "imperiales", a mi me sacas del roscón de reyes y poco más entiendo yo de dulces. Besos

Javier Pérez dijo...

El próximo barrio chungo se llamará barrio de las Hipotecas. Y si no al tiempo

:-)))

Valen dijo...

Para contraejemplos, La Cavaduca, en Santander. Es un poblado de chavolas periférico de La Albericia, que ya de por sí es otro barrio periférico de Santander.

La Cavada es un pueblo muy chulo, y Cavaduca sería como algo similar, pero más pequeño y acogedor.

En realidad, es un antro de corrupción y perversión, lleno de gitanos, putas, maleantes, chulos, camellos, cocainómanos, seguidores del Madrid y chulos (vaya, esto ya lo he repetido 2 veces más...)

Vamos, como Calcuta, pero en acogedor...

Peorparaelsol dijo...

te devuelvo la visita y tengo que reconocer que he quedado sorprendida con tu blog. Me gusta mucho! Te leeré.

Javier Menéndez Llamazares dijo...

Valen, la Cavaduca ya no es lo que era... al menos, desde que hace quince días derribaran la última barraca. Ahora es una explanada en la que van a construir viviendas (y algunas, de protección oficial).
Lo que no han contado es si, al lado de los afortunados en el sorteo, realojarán a los antiguos moradores del asentamiento. Claro que no lo han contado porque, si lo divulgan, lo mismo nadie quiere comprar un piso allí.

Javier Menéndez Llamazares dijo...

Javier, tocayo, a "la bicha" es mejor no nombrarla, por si acaso.
Un abrazo.

Javier Menéndez Llamazares dijo...

Peor para el sol: gracias por la visita y el comentario. Me alegro que te haya gustado, a mí también me gustó tu blog.

Javier Menéndez Llamazares dijo...

Mayte, un día de estos cuento en post lo que son los Imperiales de La Bañeza (que además conozco un poco el tema, y al repostero).

Ing. Cardioide dijo...

jajaja Parece que en todos lados se cuecen habas (wakala las habas, pero en fin)

En la Cd. de Puebla (donde viví cerca de 6 años) hay una zona que se llama Los Fuertes. La zona es algo tranquila pero hay una parte de como unas... 5 o 6 cuadras donde viven "Los Pitufos" y no sé el por qué del nombre, pero si vas en esa zona y te piden la hora, cuidado! Pueden quitarte el reloj, dinero, en fin, lo que encuentres. Así que pasando por ahí hay que ir corriendo y/o de día.

¿De casualidad no estaré en la foto que pusiste? jajaja

Aloha! Un mega saludo,

Lalo.

Javier Menéndez Llamazares dijo...

Lalo, ¿pero es que ya no te acuerdas? A ti no se te ve bien porque ibas sujetando la tipi esa (o ala delta, que no me aclaraste bien qué diablos era).
Por cierto que los "pitufos" en mi ciudad eran otra cosa: se lo decíamos a los policías municipales (que vestían de azul), y no les hacía ninguna gracia. Claro que a los de la Nacional (que iban de marrón) se les decía "maderos", y les gustaba menos todavía.

Juliàn dijo...

Hola Javi, aqui en Santander existieron barrios como Venecia (entre la calle Alta y las vias del tren, con tendencia a inundarse, de ahi el nombre), Manchuria (no sé donde, pero el nombre ya indica una percepcion de lejania y tercermundismo) y alguno mas del estilo que no recuerdo.
Valen muy bueno lo de "gitanos, putas, maleantes, chulos, camellos, cocainómanos, seguidores del Madrid y chulos" (chulos se repite tres veces), como te oiga algun merengòn...

Anónimo dijo...

Buenas soy un estudiante de urbanismo, y bueno yo he oido que los barrios corea, están relacionados con la guerra de Corea, en la década de los 50, y estos barrios pasaron a denominarse asi debido a:
Todos ellos se construian en este periodo de guerra.
Y otra caracteristica, era su mala calidad y autoconstrucción, con población procedente de medios rurales.

Saludos desde León

Karlos dijo...

He vivido en León dos décadas y sí conocí el barrio "Corea", sí estuve en ese barrio, sí me pegaron "coreanos", sí pegué a "coreanos" y sí tuve amigos de "Corea", alguno incluso al que le había pegado yo.
Era un barrio marginal, olvidado por las sucesivas corporaciones municipales, con pocas o ninguna infraestructura, de gentes sin empleo y con poco futuro (solo con decir donde vivían ya era seguro que no los contrataba nadie).
Recuerdo que una vez nos pegaron los "coreanos" y nos robaron el poco dinero que teníamos, tenía yo 14 años.
Saludos cordiales.

Anónimo dijo...

Yo llevo viviendo en el Barrio casi toda mi vida y es un barrio del que la gente tiene miedo hoy por hoy por habladurias ,por que es un barrio normal donde hay de todo como en los demas barrios solo que estamos mas marginados que los otros y en que tb predomina en menor medida el oir ver y callar .Aqui en León hay muchos barrios jodidos y denominados peligrosos ,pero es por el miedo y el desconocimiento como es el caso .Un saludo