Este blog ya no está activo. Por favor, visita mi nuevo blog en El Diario Montañés: Llamazares en su tinta.



miércoles, 28 de noviembre de 2007

Inglés macarrónico



En la primavera de 1990 tuve la buena fortuna de ser seleccionado en un programa de intercambio lingüístico, y pasé seis semanas en un auténtico colegio inglés, "The Oratory School", en Woodcote, muy cerca de Reading, en plena campiña inglesa.
Lo más curioso de mi estancia fue que —aparte de demostrar que un nefasto interior diestro en España puede convertirse en un auténtico estilista del regate en Inglaterra—, a pesar de que asistía a una "escuela de oratoria", sobre todo aprendí a machacar el inglés, pronunciándolo a la española, tal y como se escribe.
Menos mal que, ni aquello era realmente una escuela de oratoria ni lo de la fonética castiza fue para tanto. Los "oratorians" son, en realidad, clérigos católicos —la Congregación del Oratorio de San Felipe Neri, fundada en Roma en el siglo XVI—, y el colegio era un internado masculino con siglo y medio de historia y costumbres extravagantes. Por ejemplo, había determinados caminos dentro del recinto que sólo podían pisar los alumnos de los últimos cursos; o más extraño aún: se podía hacer en el colegio el servicio militar, y de vez en cuando veías pasar a críos con uniforme de camuflaje, casco y fusil, de camino a los terrenos de entrenamiento, que era una colina cercana, un poco más allá del hermoso campo de golf de la escuela. Había que vestir uniforme: traje oscuro y corbata a rayas. Tenían capitán del colegio, equipo de cricket y hasta un estudio de arte; incluso un comedor en el que servían la consabida bazofia inglesa, con patatas cocidas sin pelar y gelatina de postre; vamos, que sólo faltaba el cuarto de tortura para que hubiera sido el prototipo de colegio británico que todos tenemos en mente.
La escuela, por supuesto, era "de élite"; al menos, eso decían las tasas: kilo y medio de matrícula, y tres más por la estancia y manutención —por esas patatas con monda y la gelatina de colorines, en concreto—. A mí me tocó compartir cuarto con un libanés, aunque enseguida localicé a dos pillos con los que compartir correrías: los españoles, claro. La verdad es que sólo recuerdo los apellidos, aunque aún debo guardar alguna foto por casa. Fuster era mallorquín, vivía en Cascais y su familia tenía una galería de arte. El otro se apellidaba Hormaechea y era de Santander. Su padre era político, al parecer un pez muy gordo. Con ellos pasé una temporada estupenda, incluyendo una aventura en Londres, en un concierto de los Beasty Boys en el que éramos los únicos blancos entre unos tres mil asistentes al concierto de los raperos. Recuerdo que lo primero que me dijo Fuster al verme fue:
—Tú eres el español —así, con mucha seguridad.
—¿Tanto se me nota? —quise saber yo.
—Coño, si es que estás moreno.
Yo entonces no me daba ni cuenta, pero era mayo y, aunque nunca he sido especialmente cetrino, la diferencia era enorme: ellos estaban pálidos como cadáveres. Como cadáveres ingleses, para ser más concretos. Porque allí en Reading no había sol; el cielo lucía distintos tonos de gris y cada tarde, con puntualidad británica, llovía durante una media hora. Esto ocurría —como no— hacia las cinco, lo que me llevó a deducir que la costumbre del té resultaba, en realidad, muy práctica.
Lo de "machacar el inglés" a que antes me refería era una diversión de aquellos compinches. Resulta que los domingo, como buen internado católico, había misa. Y de asistencia obligatoria, por supuesto. En un banco se juntaban los españoles de los diferentes cursos, apenas media docena, y armados del libro de salmos se dedicaban a recitar todo lo recitable, pero leyendo el texto inglés como si fuera castellano, tal cual estaba escrito: [me] y no [mi:], [i] y no [ai], [you] y no [iu]. Un pasatiempo inocente, claro.
Y es que eso del inglés macarrónico, chapurreado, está muy extendido; ¿quién dice ['imeil] pudiendo pronunciar [e'mail]? ¿Para qué llamar al iPod "aipod"? Y eso, sin llegar a los extremos de la generación de mi padre, que decía sin rubor "Jon Baine" para referirse al famoso cowboy de la gran pantalla. O al del servicio técnico de mi mac, que de vez en cuando me dice que me va a instalar unos "plujins" para el inDesing. Yo mismo, sin ir más lejos, me pasé unos cuantos años maquetando con el Aldus "Pajemaquer", y sin efectos secundarios.
¿Por qué todo este destrozo fonético? En primer lugar, porque mola: es muy divertido. Al castellanizar los términos ingleses los hacemos más cercanos, más propios y, de paso, los desacralizamos.
Pero existen también otros motivos para alterar voluntariamente la pronunciación de Oxford. Supongamos que tú conoces la palabra, pero no sabes cómo se pronuncia; ¿por qué tiene el del servicio técnico de Apple que saber que plugin se pronuncia en realidad ['plagin]? Lo que, dicho sea de paso, yo tampoco sabía hasta hace un par de días. Pues se tira de la costumbre patria, y se lee tal cual se escribe; así mismo lo hicieron los rockeros Cardiacos en su "Gran vía", cuando dicen «Encerrado en el undergrún / esperando a que vengas tú». Y ahí los tienes, con rima asonante y todo.
Y es que, como desveló García Márquez en sus crónicas periodísticas de juventud, toda Europa habla castellano. Lo que pasa es que los portugueses lo hablan con la boca cerrada, los franceses estirando mucho los labios y los italianos cantando. En cambio, los nórdicos hablan un español muy malo, que a duras penas se entiende; de ahí que nos haga falta castellanizarlo un poco.
Y vaya si lo hemos hecho: si hasta nos hemos inventado nuestros propios anglicismos. Llamamos yonkis a los junkies y yankis a los [jenki:s]. Decimos "footing" —o fútin— para lo que los ingleses dicen "jogging", y hasta tenemos el morro de chotearnos diciendo "puenting", "tumbing" o "sillón-ball".
¿Qué hay en el trasfondo de todo esto, entonces? Pues nuestra poca predisposición a los idiomas extranjeros. Y eso sin hablar de los propios, que a ver quién es el guapo que se atreve con las lenguas co-oficiales. Al final, corriendo los años, acabaremos teniendo que arbitrar una lingua franca que posibilite el comercio interno o, al menos, el comprar tabaco en un estanco de otra comunidad autónoma. A que, al final, acabamos adoptando el globish como lengua oficial ibérica? ¿Que no? Pues al tiempo.

14 comentarios:

Mariano Zurdo dijo...

Mudo macarrónico me hallo.
Vamos, que me he quedado sin palabras.
O dicho de otra forma, que no se me ocurre nada más que decir a parte de chapó (francés macarrónico, que uno es políglota macarra).
Besitos/azos.

La interrogación dijo...

Yo, algunas cosas las pronuncio a la española por cabezona, porque me da la gana.
Creo que hablo un inglés correcto y hasta he vivido en el extranjero pero me da bastante por culo tener que pronunciar en la lengua de origen marcas como I-pod, orange, etc. No es por ningún motivo, pero si están en España y venden aquí sus productos pues les llamo según mi fonética y pronunciación. De hecho cuando vas fuera y oyes decir "Tayo Pipi por Tío Pepe" pues que cada uno diga lo que quiera ¿No?

Desesperada dijo...

oh, estuve a punto hace media hora de comprar una camiseta que te hubiese encantado! ponía, así: JAGUAR YU? Fain zank yu. Ja ja ja ja era chulísima! Lástima que no había mi talla!

Raquel dijo...

¿has reseteado el ruter últimamente?
Me parto con cosas así.

Un abrazo

hombredebarro dijo...

Siempre me ha gustado hablar inglés con los japoneses, con los italianos, con los paquistaníes y con los borrachos.

cacho de pan dijo...

gracias por la visita...puede venir cuando quiera sin necesidad de pasar controles de ningún tipo.

rakel dijo...

jajajaja, y tu además hablas castellano de león, eh cardiaco?
genial, chico!
bjs!

Javier Pérez dijo...

Y además, no me digas que no, los que pronuncian "Maicrosoft", no suelen ser los que mejor inglés hablan, sino los más soplahigos.

Será coincidencia, pero es impepinable...

Escriptorum54 dijo...

Me estoy descollonaintning ....
Trabajo en una multinacional americana, de los coches, y no digo más.
El idioma oficial es el spanglish y claro, así nos va.
Yo también pronuncio los palabros esos del ipod como se escriben, por collons.
Yo tengo la suerte de ser bilingüe co-oficial del estado español y humildes aledaños.

antil tusmoros

vitruvia dijo...

Pues yo pienso lo mismito que Interrogación, pero como seguro que no sabría explicarlo así de bien pues la copio. Bueno, no, mejor te lo lees tú dos veces, jajaja. Un saludo.

ANA DE LA ROBLA dijo...

Buen artículo. Me hacía falta divertirme después de la paliza quorumera... y del virus que me ha tenido secuestrada.
Un beso.

Olalla dijo...

Últimamente me rodea el inglés, más de lo normal y me siento genial entre vocablos impronunciables y frases terminadas con un "Do you understand me??" o con un "jopetas" por el medio...Nunca creí que fuese divertido esto de la lengua...inglesa.

Saludos ocupados desde mi ciudad, sin algo, que ya no sé ni lo que es.

Juli dijo...

Caray, mi madre es más moderna, porque decía Yon Baine. Lo mejor era el término, medio en coña, asignado a Clark Gable por mi tía y mi madre: Cara Cable. Mi abuela aún dice Bete Davis tal cual, faltaría mor, o plus, o piú.
P.D. Una amiga de mi hermana pensaba hace años que el famoso canal plus del que oía hablar no tenía que ver con el canal + que sintonizaba, al que con lógica aplastante llamaba canal más.

Lulu dijo...

Conoce la anecdota de Cela y el senhor Shakespeare? merece mucho la pena.