Este blog ya no está activo. Por favor, visita mi nuevo blog en El Diario Montañés: Llamazares en su tinta.



miércoles, 24 de junio de 2009

Extraños elogios




Igual que Don Alonso en Puerto Lápice, esta noche me toca velar armas. Mañana me presento ante mis paisanos, y cuesta frenar la inquietud, por más que juegues en casa.
Y, a fuerza de dar vueltas a cualquier cosa, recuerdo ahora la presentación en Santander, y cómo, al concluir, me dijo Manuel Arce desde su experiencia octogenaria:

—No te envidio el papelón que te espera —me espetó—: a ver cómo consigues escribir un libro que supere a éste.

No pude menos que agradecerle el halago, aunque hubiera tocado fibra sensible. En fin, primero veamos qué piensan los demás de este libro, antes de pensar en superarlo.

Pero, puestos a recordar elogios curiosos, el más particular me lo hizo un periodista leonés, que leyó el texto mecanografiado, antes de que saliera publicado, sin tener muy claro quién era el autor. Me dijo:

—El caso es que me sonaba mucho el nombre, pero es que yo no podía imaginar que tú fueras capaz de escribir un libro tan bueno...

Y claro, no sabe uno si agradecer el cumplido, o echarse a temblar. Mañana veremos.

5 comentarios:

ana dijo...

En dónde?
En dónde estarás presentando tu libro?

¿?

Javier Menéndez Llamazares dijo...

Cierto, con tanta entrevista en prensa y radio, se me había olvidado ponerlo en el blog:
Esta tarde presento mi novela en León. Será a las 8 de la tarde, en la Obra Cultural de Caja España (c/Santa Nonia, 4).
Me acompañarán el periodista bañezano José Cruz Cabo y el escritor y librero Jaime Torcida.
Por supuesto, todo aquel que quiera acercarse será bien recibido.

ana dijo...

Gracias Javier, por allí estaré.
;))

ana dijo...

Javier has demostrado ser un autor con presencia, nada prepotente, de una sencillez extraordinaria, con semblante tranquilo, y palabras emocionantes y emocionadas.

Es irremediable no acercarse a tu historia. A esa historia de un sueño que es El método Coué: el sueño de Manuel Llamazares.

Gracias.

Dante B. dijo...

todo bien, como era de suponer...